miércoles, 4 de octubre de 2017

A 77 años de su partida física Silvestre Revueltas aún vive

con información del IMAC

Este jueves 5 de octubre se cumplen setenta y siete años de aquel día en que Silvestre, el Revueltas músico, dejara el plano terrenal para situarse en un lugar preponderante en la constelación de estrellas que brillan por su talento y legado en el panorama internacional. Hoy el Instituto Municipal del Arte y la Cultura (IMAC), invita a recordar su trayectoria y a reconocer que Silvestre Revueltas es quizá, el músico más importante que ha brindado Durango al mundo entero.

El compositor, violinista y director de orquesta mexicano es considerado hasta la actualidad como uno de los máximos y más influyentes representantes de la corriente nacionalista. Se formó en su tierra natal para después seguir en Estados Unidos, en 1937 se va a España a participar de manera activa en la guerra civil. Fue un compositor autodidacta y aunque su producción musical es algo escasa fueron temas como; “El renacuajo paseador”, las obras orquestales “Ocho por radio”, “Redes”, “Homenaje a Federico García Lorca”, “La noche de los mayas” y “Sensemayá”.

Comenzó a componer música para películas en 1938, fue en el año de 1924 cuando unió fuerzas con Carlos Chávez para organizar conciertos de las obras contemporáneas mexicanas. Al entrar en su tercera década, la más productiva de su vida, Revueltas se casa con una alumna suya de solfeo: Ángela Acevedo Rivera. Lo más importante de la década de los treinta es, sin embargo, la extraordinaria vitalidad que caracterizó su producción musical. Pero en una reunión, previa a su fallecimiento, con José y Rosaura, había dicho consternado, entre dientes: “Sólo quiero vivir diez años más, para hacer lo que me falta” (José Ángel Leyva, El naranjo en flor).

Este hombre que nació en el campo, al final y al principio de una época, no sólo tendrá los diez años de gracia que pedía, sino el tiempo, el futuro, porque en verdad su obra apenas comienza a nacer, a revelar su fuerza planetaria. Y la leyenda corre, principia su novela (José Ángel Leyva, El naranjo en flor).

No hay comentarios:

Publicar un comentario